viernes, 17 de noviembre de 2017

Semmelweis e Eugenio Espejo: o ben págase moito máis caro

Entrada publicada en gallego


Bacterias resistentes poñen de actualidade a hixiene

Hoxe, dende Actuaciencia, rescatamos unha historia fascinante que transcurre no século XIX. Unha historia que volve do pasado para ensinarnos o que temos que facer no século XXI. Falamos moitas veces do perigo das bacterias resistentes os antibióticos. Un problema que non había fai trinta anos e que agora se estima que vai matar 10 millón de persoas cada ano, máis ou menos, arredor do 2050. Non imos resolver o problema con novos antibióticos porque, por moi bos que sexan, finalmente aparecerán algunha bacterias con mutacións é o novo antibiótico non poderá facer nada contra ellas. A máis de novos antibióticos necesitamos frear que as novas bacterias mutantes se espallen polo mundo. A única forma de impedilo é mediante a hixiene. A historia de hoxe trata sobre dous precursores da hixiene: o húngaro Semmelweis e o ecuatoriano Eugenio Espejo.

Ferdinand Celine fascinado coa vida de Semmelweis

Semmelweis está considerado o pai da hixiene hospitalaria. A sua achega foi descubrir en 1847 que se os médicos lavaban as mans con desinfectantes a tasa de mortalidade das parturientas baixaba. Naquela época ate 35 de cada 100 mulleres que daban a luz no hospital de Viena, onde traballaba Semmelweis morrían por infeccións no parto. Eran, a meirande parte, mulleres pobres, nais solteiras sen recursos. O lavaren as mans os médicos só morrían por infección unha de cada 200 mulleres que acudían o hospital para o parto. Semmelweis decatouse que cando había moita mortalidade coincidía cando os alumnos do hospital visitaban a morgue para facer as súas prácticas de anatomía con cadáveres antes de atender as parturientas.

Ferdinand Celine, un dos mellores escritores en lingua francesa, cando rematou os seus estudos de medicina tivo que presentar un traballo fin de carreira e escolleu escribir un libro sobre a vida de Semmelweis. Un libro escrito por un estudante que hoxe en día é unha obra maestra de divulgación científica, non só polo rigor e pola calidade literaria senon porque Ferdinand Celine viu na historia de Semmelweis un problema eterno, un problema que, moitas veces, os divulgadores científicos non somos quen de tratar: que a ciencia, coma todas as actividades humanas, está chea tamén de intereses e miserias.

O ben se paga moito máis caro que o mal

Recomendo encarecidamente os nosos lectores a novela Semmelweis de Ferdinand Celine. Hai un párrafo moi fermoso que di: Nada se da de balde neste baixo mundo. Todo se expía, o ben, como o mal, máis cedo o máis tarde se paga. O ben, forzosamente, resulta moito máis caro”.

O leer este párrafo daste conta, se leiches antes as duas obras maestras de Celine “Morte a crédito” e “Viaxe o fin da noite” que é o que lle interesou a Celine da vida de Semmelweis. Semmelweis tivo que enfrentarse en solitario cos grandes xefes da obstetricia de Europa no seu tempo. Esta batalla foi dura e non lle pagou a pena. Morreu, agotado e louco, afastado da medicina polos seus enemigos os 47 anos de idade. O seu principal enemigo foi o quen fora o seu xefe. Un home mediocre que cando notou que a mortalidade baixaba no seu pavillón de parturientas debido a medida introducida por Semmelweis de lavar as mans con desinfectante, algo que agora é unha práctica obligada en tódolos hospitáis do mundo, fíxolle a vida imposible.

Control negativo en humanos: cando Semmelweis doulle unha patada a ética

Celine, como o escritor honesto que é, non dubida en mostrarnos cómo Semmelweis pode chegar a facer un experimento pouco ético para prova-la sua teoría. Por que sempre é pouco ético xogar con vidas humanas en medicina. É por iso que a obra de Celine é un fantástico exemplo de divulgación científica. Unha divulgación que fuxe dos estereotipos, de mostrar os científicos como santos da modernidade. Celine dase conta de que Semmelweis non tiña aptitudes nen vocación de científico. Na páxina 101 di: “non pusuía tampouco ese afán pola verdade pura, que anima os investigadores científicos”. Sen embargo, Semmelweis, pese a que xa intuía que eran as mans sucias dos alumnos de medicina que viñan de diseccionar mortos na morge, o que facía que as parturientas morreran de infección, tiña que demostrar dalgún xeito a validez desa intuición.
Hospital General de Viena donde trabajaba Ignacio Felipe de Semmelweis
Naquel tempo, en Viena, no hospital da cidade, había dous pavillóns de maternidade. Nun, dirixido por Klint, o archienemigo de Semmelweis, morrían moitísimas mulleres. Noutro pavillón, dirixido por Bartch, morrían moitísimas menos. A diferencia era que no pavillón de Klint había estudantes de medicina, e os estudantes tiñan anatomía e diseccionaban mortos. No pavillón de Bartch só se formaba comadronas, e as comadronas non tocaban nin diseccionaban mortos. Semmelweis entrou a traballar no pavillón de Bartch e a petición súa os alumnos de medicina de Klint pasan a o pavillón de Bartcha a cambio das comadronas. Cando este cambio se produce aumenta a mortalidade un 18%. Isto en ciencia é facer un control negativo. Algo que hoxe en día pódese facer con animáis de experimentación pero que esta prohibidísimo facelo con humanos. Por iso todos os proxectos teñen que pasar por un comité de ética para ser aprobados. En 1847 nin se sabía o que era unha bacteria, nin por suposto había comités de ética.
La primera clínica era donde trabajaba y dirigía Klint con sus estudiantes de medicina. La segunda clínica era donde trabajaba Bartch con sus comadronas que no diseccionaban cadáveres
Agora había que facer o control positivo, que consistiu en obligar os alumnos de medicina que agora traballaban con Bartch a lavalas mans antes de tocar as parturientas con cloruro cálcico. Cando o fixeron a mortalidade baixou un 12%. Quedaba así demostrado que eran as mans sucias as que mataban as mulleres. Nese momento Semmelweis obrigou que todo o personal sanitario, houberan ou non diseccionado cadáveres nos días anteriores a lavalas mans con cloruro cálcico. Dese xeito a mortalidade que en algúns meses alcanzara ate o 40% das mulleres do hospital baixou ate o 0.23%.
Portada de la carta abierta de Semmelwais a los obstetras publicada en 1862
Semmelweis comunicou os seus resultados as mellores sociedades científicas da época pero tivo moi pouca resposta. A meirande parte dos grandes obstetras da época consideraron irrelevantes as suas conclusións. Semmelweis publica entón a sua carta aberta os obstetras, un documento desesperado e pouco diplomático para chamar a atención sobre as mortes de parturientas por infección, o que se chamaba febre puerperal. Nesa carta pódese atopar párrafos incendiarios coma: “¡Asasinos! Chamo eu a tódolos que se opoñen as normas que prescribín para evitala febre puerperal”. Como é de supoñer, esta carta non fixo ningunha gracia as eminencias da época e pronto Semmelweis tivo que sufrir o desprezo da comunidade médica da época. Por si fora pouco a sua saude mental foise deteriorando polo estrés e polo bullying o que foi sometido. Semmelweis pegaba nos paredes de Viena manifestos nos que se podía leer: “Pai de familia, ¿Sabes o que significa chamar a cabeceira da cama da tua muller parturienta a un médico ou a unha comadrona? Representa que de forma voluntaria a fas correr resgos mortáis, tan fácilmente evitables con los métodos etc, etc...”. O internan os 47 anos nunha institución para enfermos mentáis e morre polas feridas producidas dunha paliza que lle propinan os gardas. Como decía Ferdinand Celine Nada se da de balde neste baixo mundo. Todo se expía, o ben, como o mal, máis cedo o máis tarde se paga. O ben, forzosamente, resulta moito máis caro”

Eugenio Espejo: un precursor de Semmelweis no Ecuador

Eugenio Espejo (Quito, 1747-1795) foi un médico, escritor, político e un dos responsables da independencia do Ecuador fronte a coroa española. Seu pai foi indíxena e a sua nai de ascendencia vasconavarra. É moi salientable que un mestizo fillo de indíxena, nese tempo, poidese estudar e acadar o título de doctor en medicina. Costa pensar algo semellante nos EEUU daquela época. Na sua obra “Reflexions acerca de un método para preservar os povos de viruelas”, publicada en 1785, sesenta e dous anos antes que o traballo de Semmelweis, Espejo propuso que a orixen das enfermidades infecciosas se debe, non a maldicións divinas, senón a causas biolóxicas e que para evitar a sua dispersión débense implementar medidas hixiénicas. De feito, recomendou as autoridades da colonia a creación dunha policía hixiénica que velase polo cumprimento das normas elementais da hixiene, que non son outras que a creación de barreiras para evitar o espallamento dos virus e das bacterias patóxenas.
El médico ecuatoriano Eugenio Espejo es uno de los precursores de la teoría microbiana de la enfermedad coa sua obra “Reflexions acerca de un método para preservar os povos de viruelas”, publicada en 1785,
É moi curioso que Eugenio Espejo, o mesmo que Semmelweis foron dous adiantados a sua época e os dous morreron xóvenes, incomprendidos e maltratados. No caso de Espejo, enfermo mortalmente no cárcere e morreu con 42 anos. Nos soamente é un pioneiro da teoría microbiana da enfermidade senón que foi un dos pais da independencia do Ecuador. Parece certa a observación de Celine cando di: “ Todo se expía, o ben, como o mal, máis cedo o máis tarde se paga. O ben, forzosamente, resulta moito máis caro”. Xa pasado o tempo non nos queda máis que darlle o nome destes pioneiros a prazas, hospitais, colexios. É tanto o que lles debemos. Mágoa que tiveran eles que pagar en vida para que nos poidamos disfrutar dos seus descubrimentos. Agora que temos que voltar a empregar medidas hixiénicas nos hospitáis para loitar contra as bacterias resistentes oxalá podamos lembrar e aprender das ensinanzas destes dous xigantes.


Semmelweis. Louis-Ferdinand Céline - el libro de bolsillo, alianza editorial

lunes, 30 de octubre de 2017

Los virus son las primeras entidades biológicas en la Tierra

Con una longitud superior a 1.5 micrometros, pithovirus es mayor virus descubierto hasta la fecha — mayor incluso que algunas bacterias. Sus más de 500 genes no están relacionados con otros genes en el planeta.

https://www.quantamagazine.org/were-giant-viruses-the-first-life-on-earth-20140710/

domingo, 15 de octubre de 2017

Una carrera científica de lenta maduración

En 1935, el neurocientífico estadounidense John Fulton anunció que había conseguido reducir la agresividad de una chimpancé llamada Becky extrayéndole la corteza prefrontal del cerebro. Poco después, el neurocirujano portugués António Egas Moniz empezó a aplicar la técnica, la lobotomía, en personas con esquizofrenia, depresión o instintos violentos. Lo que hoy es una barbaridad le valió el premio Nobel en 1949. Y, un año después, Delgado se incorporó al departamento de Fulton en la Universidad de Yale. El médico español José Manuel Rodríguez Delgado fue pionero en manipular el cerebro con electricidad.
Un día de verano de 1963, hace ahora 50 años, un médico vestido con corbata y zapatos cogió una muleta por primera vez en su vida y saltó a la arena para ponerse delante de un toro con los cuernos afilados como agujas. Bajo el sol de Córdoba, iba a llevar a cabo la faena más asombrosa de la historia. Nada más salir del burladero, el toro arremetió contra él para embestirlo, pero el morlaco se quedó congelado cuando el bisoño torero ya casi podía sentir su aliento en la cara. En la mano izquierda, escondida detrás de la muleta, el médico José Manuel Rodríguez Delgado portaba un radiotransmisor. Al apretar un botón, el neurocientífico activó unos electrodos implantados en las profundidades del cerebro del animal. Y el toro se paró en seco.

En los años 60 del SXX empezaron a llover críticas a los estudios de manipulación del cerebro mediante descargas eléctricas. En 1970 apareció la descabellada propuesta de Frank Ervin, colaborador de Delgado, de utilizar la estimulación eléctrica cerebral para frenar la violencia de los negros en los centros urbanos. En medio de este remolino de desprestigio de la electricidad aplicada al cerebro, el bioquímico estadounidense Julius Axelrod ganó el Premio Nobel de Medicina de 1970 por iluminar el modo en el que las sustancias químicas liberadas por las neuronas afectan al comportamiento humano.

¿Quién era Julius Axelrod?


Julius Axelrod compartió el Nobel en 1970 con el británico Bernard Katz y el sueco Ulf von Euler, por su trabajo en el modo en que los elementos químicos liberados por las terminaciones nerviosas del cerebro afectan al comportamiento humano. Por su parte, Axelrod explicó que los neurotransmisores del cerebro se comunican con las neuronas para regular una amplia gama de respuestas automáticas, incluyendo la digestión, el ritmo cardiaco y el flujo sanguíneo.

El trabajo de los científicos tuvo grandes implicaciones en farmacología, despejando el camino para el desarrollo de los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina. Actualmente, esos fármacos se utilizan habitualmente en el tratamiento de la depresión, y poseen nombres reconocibles como Zoloft, Paxil, Prozac y Seroxat.

"Su contribución a los campos de la salud mental y la neurociencia hizo posible avances actuales en trastornos de humor y ansiedad y muchas otras áreas", afirma Thomas R. Insel, director del Nacional Institute of Mental Health en una declaración.

La carrera científica de Axelrod implicó una lenta maduración. Nació el 12 de mayo de 1912 en el Lower East Side de Nueva York. Sus padres eran inmigrantes judíos de lo que ahora es Polonia, y su padre se ganaba la vida como fabricante de cestas. Axelrod obtuvo la licenciatura en Biología del City College de Nueva York. Anhelaba ser médico, pero las estrictas cuotas para los estudiantes judíos -y lo que más tarde reconoció que eran unas notas menos que sobresalientes en algunas asignaturas- le impidieron la entrada en la Facultad de Medicina. Durante la Depresión alcanzó la mayoría de edad, necesitaba trabajo y le ofrecieron dos opciones: empleado de correos o técnico de laboratorio.

De como un técnico de laboratorio se pone en la carrera del Nobel

Durante más de una década trabajó en el Departamento de Salud de Nueva York probando la potencia de vitaminas añadidas a los alimentos. Axelrod realizaba sus investigaciones sobre vitaminas durante el día, y asistía a la universidad por la noche para obtener un master en Química de la Universidad de Nueva York. Su carrera dio un giro radical en 1945, cuando el reputado farmacólogo Bernard Brodie le ofreció trabajo en el Goldwater Memorial Hospital de la Universidad de Nueva York. Su trabajo conjunto más significativo fue con fármacos analgésicos.
A finales de la década de los treinta, perdió la visión de un ojo al estallar en el laboratorio un frasco de amoníaco, razón por la que se libró del servicio durante la Segunda Guerra Mundial. El el resto de su vida tuvo que llevar unas gafas con lente oscura en el ojo izquierdo.

A finales de los años cuarenta, escribieron dos influyentes trabajos que identificaron una nueva sustancia denominada acetaminofen como el elemento químico clave para la inducción de alivio del dolor en dicho fármaco. Su descubrimiento fue desarrollado como Tylenol. Aunque vería siempre a Brodie como su mentor, Axelrod decidió seguir adelante y, en 1949, se incorporó a lo que ahora es el National Heart, Lung and Blood Institute, donde estudió el metabolismo de la cafeína, las anfetaminas, la efedrina y los narcóticos. También descubrió un nuevo tipo de enzimas esenciales para la metabolización de ciertos fármacos. Sin un doctorado, progresar resultaba difícil. A los 41 años cogió una excedencia y asistió a la Universidad George Washington para obtener su doctorado.
Tras recibir su título en 1955, fue contratado como jefe de la sección de Farmacología del Laboratorio de Ciencia Clínica del NIMH. Se jubiló en 1984, pero siguió activo en el Nacional Institute of Mental Health durante otra década, a menudo asistiendo tres veces por semana como investigador. El NIMH le designó científico emérito en 1996.

"Su magia no residía en realizar experimentos que requirieran gran agudeza técnica", decía Michael J. Brownstein, colega y amigo, en una declaración hecha pública por el NIMH, "sino en hacer un trabajo que cualquiera podría haber desempeñado... si hubieran tenido ideas. Lo que diferencia a los gigantes del resto de nosotros es la capacidad de formular grandes preguntas".

domingo, 1 de octubre de 2017

El Experimento Tuskegee


En 1932 la sífilis era una epidemia en las comunidades rurales afroamericanas del sur de Estados Unidos. Las autoridades crean un programa especial de tratamiento para esta enfermedad en el Hospital de Tuskegee, el único hospital para personas afro que existía hasta entonces. La sección de enfermedades venéreas del PHS (Servicio Público de Salud) de los Estados Unidos, decide llevar a cabo un estudio sobre la evolución de la sífilis (1932-1972). Esta investigación fue financiada con fondos federales y se planteó como un estudio con personas en relación al curso natural de la enfermedad. Para ello, fueron seleccionados cuatrocientos hombres afroamericanos infectados con sífilis, y doscientos hombres sanos, como grupo control. El objetivo del estudio era comparar la salud y longevidad de la población sifilítica no tratada, con el grupo control, y así observar su evolución. A los sujetos seleccionados para el estudio y que estaban enfermos no se les trató su enfermedad, sin embargo se les ofrecieron algunas ventajas materiales. Además no se les informó acerca de la naturaleza de su enfermedad y sólo se les dijo que tenían la sangre mala (Bad Blood).

Durante el estudio se comprobó que las complicaciones eran mucho más frecuentes en los infectados que en el grupo control, y diez años más tarde, resultó claro que la tasa de mortalidad era dos veces mayor en los pacientes infectados con Sífilis. En el año 1942 se hace extensivo el uso de penicilina. Sin embargo, los pacientes enfermos que participan de estudio de investigación son privados del tratamiento con antibióticos. Más tarde se demostraría que sin el antibiótico la esperanza de vida de la persona infectada se reducía en un 20%.

La investigación continuó sin cambios sustanciales y se publicaron trece artículos en revistas médicas hasta que, en 1972, el periodista J. Heller publicó un artículo sobre este estudio en el New York Times, momento en el que comenzó la polémica sobre la ética de la experimentación en sujetos humanos, y producto de la controversia se vieron obligados a suspender la investigación. La justificación que dieron los investigadores fue que no hacían más que observar el curso natural de la enfermedad, sin ocasionar daño alguno. Los sucesos citados condujeron a la elaboración del reporte Belmont, y al establecimiento del Consejo Nacional para la Investigación Humana y los consejos Institucionales de Revisión de Protocolos de Investigación.

Referencias

1.- Jones, JH. Free Press; New York: 1981. Bad blood: the Tuskegee syphilis experiment.

2.- Reverby SM. More than Fact and Fiction. Cultural Memory and the Tuskegee Syphilis Study. Hastings Center Report. 2001; 31: 22-28.

3.- Brandt AM. Racism and Research: The Case of the Tuskegee Syphilis Study. Hastings Center Report. 1978; 8: 21-29.

4.- Beecher HK. Ethics and Clinical Research. N Engl J Med. 1966; 274: 1354-1360

5- Vanessa Northington Gamble, MD, PhD. Under the Shadow of Tuskegee: African Americans and Health Care. Am J Public Health 1997; 87:1773-1778.

6.- Ralph V. Katz, DMD, MPH, PhDa,*, S. Stephen Kegeles, PhDb, B. Lee Green, PhDc, Nancy R. Kressin, PhDd, Sherman A. James, PhDe, and Cristina Claudio, PhDf. The Tuskegee Legacy Project: history, preliminary scientific findings, and unanticipated societal benefits. 2003 January ; 47(1): 1–19.

7.- Vanessa Northington Gamble, MD, PhD. Under the Shadow of Tuskegee: African Americans and Health Care. American Joumal of Public Health 1773.

8.- Wendy K Mariner, JD LLMMPH. Public Confidence in Public Health Research Ethics. January/February 1997 * Volume 112.

9.- Ralph V. Katz, DMD, MPH, PhDa,*, S. Stephen Kegeles, PhDb, B. Lee Green, PhDc, Nancy R. Kressin, PhDd, Sherman A. James, PhDe, and Cristina Claudio, P.D.. The Tuskegee Legacy Project: history, preliminary scientific findings, and unanticipated societal benefits. Published in final edited form as: Dent Clin North Am. 2003 January ; 47(1): 1–19.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Maldita tesis

UN BUEN TÉCNICO HACE UN BUEN LABORATORIO

De mi paso por laboratorios de América y Europa puedo decir que la viñeta que se reproduce abajo es una gran verdad. El técnico, cuando está motivado y trabaja bien, es el que salva el trabajo en un laboratorio. Tiene contrato indefinido, conoce los equipos, conoce cuales son las fallas del sistema y como puede hacer para encontrar soluciones. Un buen técnico hace un buen laboratorio.

¿Cuál es la clave de su productividad? la tranquilidad de un contrato indefinido y los beneficios de una permanencia larga en su lugar de trabajo que les hace conocer todos los entresijos del centro en donde trabajan. Sin embargo, el sistema busca la precariedad, el estimular la competencia al máximo. Los directores de grupo, normalmente personas con un perfil sociópata bastante alto, buscan en sus esbirros-acólitos el mismo perfil que ellos tenían en el momento de la tesis. Si no tienes ese perfil es muy difícil que llegues a tener una buena relación con ellos. ¿No era eso lo que se llamaba "kin selection"?.

UN SISTEMA QUE RECLAMA DINERO PERO NO MEJORAS LABORALES

Cada vez que se reunen los grandes capos de la ciencia, su mensaje es único: "Mamá manda dinero". No les he escuchado ni una sola vez decir que el principal problema de la ciencia es la mala gestión del capital humano y no la falta de dinero. Si no hay dinero para la ciencia deberían restringir el acceso a alumnos que no hayan demostrado una excelencia previa. Sin embargo, el sistema está ávido de Umpalumpas que generen resultado con los que pedir dinero y seguir aumentando el currículum. Que existe maltrato en la ciencia no le sorprende a nadie que conozca un poco el sistema académico. Es bueno que esto se sepa. Por eso recomiendo el cómic del que se habla más abajo

Reproduzco este artículo publicado en Valencia Plaza por Álvaro González sobre el comic "Maldita tesis"

En otro mundo, el del cómic, salió una pequeña novela gráfica que trataba el asunto de los doctorados y lo hacía reuniendo todo este tipo de quejas. Lo único es que Maldita Tesis (Grijalbo, 2016) -disponible en Kindle, de Tiphaine Rivière, transcurría en Francia, país que consideramos un pelín más serio que el nuestro. Y, muy concretamente, con una universidad más seria que la nuestra, que debería ser analizada según la máxima de Pirandello de que la realidad puede permitirse no ser verosímil, no así el arte. Un cómic con entresijos de la vida académica española, si se realizase en clave de realismo soviético, no se lo creería nadie.
Porque parecería hiperbólico. Para que la gente se tomase en serio la historia habría que rebajarla de personajes desequilibrados con poder, acomplejados llenos de odio también con poder, gentes decentes con la mirada del tigre de los veteranos de Vietnam y cuchilladas y navajazos por doquier, amén de nombramientos digitales realizados a plena obscenidad del día.
Lo que plasmó Rivière no sabemos si define a toda la universidad francesa, pero sí que reflejaba indirectamente muchos fenómenos habituales en la española. Por ejemplo, el personaje de la secretaria que finge ser una auténtica incompetente solo para que nadie le pida que haga nada a lo largo del día. Incluso su carácter tampoco parece algo exclusivo de por ahí arriba, ya que desmoraliza a los alumnos con comentarios hirientes y críticas veladas a sus proyectos con un espíritu de hacia la alegría por el mal.
El director de tesis de la protagonista, en su primer encuentro, solo está pensando en cómo instrumentalizar a la doctoranda y su trabajo frente a una compañera de departamento que le hace la competencia. No escucha en absoluto a la alumna porque está absorto en cómo machacar a su rival. Sí, son así.

Sueldos y becas de miseria solo si hay suerte

Y, por supuesto, la vida de la doctoranda tampoco nos es ajena. La protagonista del cómic se pasa las primeras semanas de doctorado no haciendo absolutamente nada, permitiéndose licencias para vaguear, y cuando tiene que dar clase gasta más tiempo preparándolas que si trabajase a jornada completa por cuenta ajena. Todo ello para cobrar una miseria y al semestre. Eso cuando cobra, porque luego recibir el dinero, tal y como lo describe la autora, también en Francia puede convertirse en un infierno burocrático digno del objeto de estudio e investigación de su doctorado: Kafka.
El fuerte de Maldita Tesis como tebeo es que el guión está establecido a partir de los pensamientos íntimos de esa chica. Por eso es realmente gracioso cómo está subyugada y sometida al director de tesis, al que en un principio admira como si fuese una deidad y tras sus encuentros repasa mentalmente todas sus palabras y miradas. Mientras tanto, la familia está preocupada por una hija que se acerca peligrosamente a la treintena y tiene unos ingresos de chiste.

Directores de tesis escurridizos 

Ocurre lo mismo con el director de tesis, que también sus pensamientos aparecen desnudos y se muestra sin pudor cómo torea de mala manera a la doctoranda solo con el único fin de que no le agobie con sus preguntas o le haga leer la tesis mientras la escribe. El hombre, la eminencia, lo que humildemente quiere es no dar ni chapa.
Por lo demás, la frase "Podrás ponerlo en el currículum, aunque no lo cobres, que es lo importante", motor de nuestra universidad y cada vez más de las fases de entrada en el mundo laboral de cualquier persona, también aparecen en el cómic.
Las relaciones humanas, por otra parte, dentro de estos departamentos se rigen por la desconfianza. Cuando le presentan a alguien, lo primero que pasa por su cabeza es "¿amiga o enemiga?"

En casa, en pijama, meses

Lo demás, la desesperación del que se adentra en una investigación de calado con la premisa de aportar algo original no por obvia es menos divertida. Aunque también es triste de ver. La protagonista de este tebeo se pasa meses en casa, con su pijama viejo, enfrentándose al ordenador con sus tacitas de té y un YouTube que la desconcentra constantemente.

Autobiográfico

Aunque sea un cómic sencillo, de humor blanco y a veces un poco naive, tiene mordiente y sirve muy bien a su propósito. Parte de ello se deba seguramente a que la autora, Rivière, pasó por este infierno en su día. Hizo una tesis sin beca y tuvo que ocupar puestos de trabajo "monótonos y repetitivos" en la Sorbona para ganarse la vida. El origen de esta novela gráfica estuvo en que, desesperada y aburrida en esas tareas, comenzó a colgar sus dibujos en un blog protagonizados por los personajes, burócratas y fieras de departamento, que la rodeaban.
Al estar de secretaria en el departamento de tesis, conoció a cientos de doctorandos que le contaban sus penas. Tenía que resolver sus problemas, a menudo complicaciones laberínticas o incluso choques de egos entre sus directores de tesis. Todo ello es lo que plasmó en su obra y el resultado es de gran ayuda, al menos para no llorar solo, para todos aquellos que se han metido en semejante empresa. Y además, el tebeo arroja un poco de esperanza. A su autora, la tesis, le sirvió para odiarla, plasmar su odio en unas viñetas e iniciar una carrera como historietistas. Sí, el doctorado no es tan inútil, como se puede comprobar.

sábado, 16 de septiembre de 2017